La historia del Traje de Torero

El Traje de Torero es uno de los elementos más importantes dentro del mundo taurino ya que es la indumentaria que utiliza el matador de toros para enfrentarse a su enemigo en el ruedo.

Por ello, el post de hoy lo vamos a dedicar a conocer la historia del Traje de Torero para adentrarnos en sus orígenes y así de paso conocer un poco más acerca de este arte tan grandioso como es el mundo del toro.

Nos situamos pues en primer lugar en siglos anteriores al siglo XVII donde la profesión del toro no existía como tal y por esto mismo los lidiadores no vestían Trajes de Torero lujosos y brillantes si no que llevaban a cabo las faenas con ropa normal, una ropa normal según la época, la de pajes o la de caballeros según a la clase social a la que perteneciese el lidiador de toros.

Por aquel entonces era más importante el toreo a caballo, el cual era considerado como un deporte y no como un espectáculo. El toreo a pie todavía no era muy reconocido.

En el siglo XVII es cuando aparecen los primeros Trajes de Torero, cuando los toreros profesionales navarros y andaluces iban vestidos con prendas características con sus cuadrillas para participar en las actuaciones y así diferenciarse de las demás bandas de toreros.

Podemos distinguir aquí dos fechas concretas según Cossio:

1) En el Libro de Noticias Particulares del Archivo Municipal de Madrid , se pone de manifiesta que el 7 de agosto de 1619 se celebró una fiesta en la recién reedificada Plaza Mayor de Madrid donde los toreros salieron “tocados con monteras”.

2) Un año después, en el libro citado anteriormente se apuntó que el 3 de agosto de 1620, “salieron de las cuatro esquinas gentes para correrlos , todos con bandas de colores que dio la Villa para este efecto”, en la Plaza Mayor de Madrid, y el escrito añade que esto fue algo admirable.

Algo curioso es que al principio, las bandas de colores de los toreros eran suministradas por el ayuntamiento contratista de los servicios.

La utilización de los Trajes de Torero comenzó a ser algo habitual en el siglo XVII, sobre todo en Navarra. A los toreros que eran contratados por los Ayuntamientos de cada localidad se les llamaba Toreros de Banda, a los cuales el Ayuntamiento les cedía la indumentaria.

A los Toreros de Ventura sin embargo se les denominaba a aquellos que iban al evento de forma voluntaria.

Durante el siglo XVII, un hecho que podemos destacar es el dibujo que realizó Miranda en el que sale Francisco Romero con su traje de ante. En esta ocasión, era la primera vez en la tauromaquia que un torero se enfrentaba al toro con la muleta y el estoque, coleto de ante negro, mangas con terciopelo negro y cinturón bien ceñido a la cintura.

El Coleto en aquella época era una vestimenta que estaba fabricada con piel, normalmente de ante, no tenía mangas y por la parte delantera estaba abierta. El ante era el material escogido para confeccionar los Trajes de Torero ya que es muy flexible a la vez que duro.

Durante estos tiempos, los toreros de a pie y los de a caballo competían entre ellos y es aquí cuando se inventa la muleta y comienza a tener lugar el toreo a pie frente al toro.

Es en esta época cuando aparece Nicolás Fernández de Moratín, uno de los intelectuales de este siglo interesados en la tauromaquia. Escribió un poema titulado “Fiesta de toros en Madrid”, el cual es uno de los más conocidos actualmente.

En el año 1730, la Maestranza de Sevilla vestía a los toreros que eran contratados allí con Trajes de Torero de color grana con galón blanco siendo éste finalmente el uniforme oficial de la Maestranza durante más de 60 años.

En zonas como Madrid, Granada y Aranjuez, los toreros eran libres de escoger los colores que llevarían sus Trajes de Torero siempre y cuando estuviesen sobrios a la hora de tomar la decisión. En 1793 los toreros de pie utilizan galón de plata por petición de Joaquin Rodríguez, “Costillares”.

En este año se introdujeron más adornos colgando botones y bordados en los galones. En 1787 tuvo lugar en Madrid una corrida de toros donde participaron Pepe- Hillo y Costillares. La cuadrilla de este último vestía un traje de gusanillo verde celedón y Costillares llevaba un vestido guarnecido de galón de plata brillante, el cual era ancho y con hojuela de plata por las costuras y rapacejo de plata por los cantos.

Posteriormente el ante fue sustituido por la seda, adoptándose el traje de majo que perdura hoy en día.

Con el Maestro Costillares apareció la revolución del diseño en el Traje de Torero.

Goya también retrató al Maestro Costillares. En todos sus cuadros, Goya dibuja al torero con un tocado en la cabeza y el pelo recogido en una redecilla negra. La coleta y la forma de recoger el pelo podía justificarse como una manera de protección en caso de golpe por caída al suelo.

Con el paso de los años, la redecilla fue sustituida por la montera durante el siglo XIX. En este siglo, hubo una innovación en el toreo y en los Trajes de Torero de la mano de Francisco Montes “Paquiro”. Entre 1830 y 1835 Paquiro aparece con la montera. Éstas al principio eran de gran tamaño y más altas que las actuales. Estaban fabricadas en astrakán y presentaban borlas en los laterales.

A partir de aquí, Paquiro comienza a utilizar las lentejuelas para adornar los Trajes de Torero, lo cual es algo muy novedoso junto con los alamares o los botones de adorno. En el diseño original son utilizados también los machos para apretar y asegurar así la posición de la taleguilla y de la chaquetilla. El tamaño de las hombreras también cambió. En este momento las hombreras se confeccionaban de mayor tamaño y la chaquetilla se acorta para dejar lucir la faja. La taleguilla era fabricada sobre todo con seda torzal para mejorar el acoplamiento a la pierna.

En esta época se hace un cambio en la taleguilla y ésta queda abierta por los laterales, abriéndose por las sisas para facilitar así el movimiento de los toreros a la hora de actuar. Es aquí cuando aparecen los bolsillos rematados con pañuelos.La utilización de la montera era para sujetar la coleta del torero. Puede que este sea el origen de la actual coleta o castañeta postiza.

Respecto a la camisa de color blanco, tenía ojales en el cuello con cuatro botones y la corbata se denominaba pañueleta. La pañueleta y la faja debían ser del mismo color. Actualmente la corbata es menos ancha y se denomina corbatín.

En el siglo XX, tras los cambios que introdujo Paquiro, el Traje de Torero se traduce en sencillez y comodidad básicamente. La taleguilla y la chaquetilla siguen estando bordadas en seda y con un film protector impermeable para la sangre.

El chaleco es bordado a mano por la parte delantera, el cual luce lentejuelas y canutillo de oro y plata habitualmente. La taleguilla tiene que ir muy pegada al cuerpo para así evitar cualquier posible enganchón.

Ésta va sujeta con los tirantes de torear. Debajo de la taleguilla el matador de toros se pone otro calzón interior y unas medias blancas por debajo de las medias rosas.

Las zapatillas de torear son muy flexibles y en algunas ocasiones también llevan tacos como las zapatillas de fútbol. El peso de un Traje de Luces oscila entre los 4 o 5 kg y el precio suele ser de unos 3.000 euros.

La confección actual de un traje de Torero suele tardar unos 40 días y un torero no suele llevarlo en más de 4 ocasiones.

Torero y experto en tauromaquia. Bloguero y apasionado del mundo del toro. Comparto mi experiencia como torero en trajesdeluces.com y en el blog detorero.com .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Ir arriba
Abrir chat